Pensión alimenticia a hijos mayores: cuestión de actitud más que de edad

La problemática de los 'ninis'

La edad de los hijos mayores de 18 años es importante para determinar si deben cobrar de sus padres una pensión alimenticia, pero no representa el factor esencial. Más determinante resulta su actitud. ¿Necesita ayuda económica por causas ajenas a él o por su desidia? Ahí radica el quid de la cuestión, concluye el abogado y expresidente de AEAFA, Gonzalo Pueyo, ponente en las jornadas sobre Derecho de Familia de Cádiz.

Cuando el hijo enlaza un despido tras otro por su falta de profesionalidad o no actúa de forma activa en la búsqueda de empleo, los tribunales pueden determinar la extinción de la pensión alimenticia. La edad sí juega un papel fundamental cuando el muchacho no aprovecha los estudios. Por ejemplo, una sentencia extingue prestación un joven que, sin dar muestras de interés por trabajar, empieza a estudiar su segunda carrera a los 26 años de edad.

La constitución distingue entre la obligación de los padres hacia los hijos menores y mayores de edad. Para los primeros, la prestación es incondicional y no tiene ninguna limitación, aunque el Tribunal Supremo exige una aportación basada en la proporcionalidad en función de quien paga y quien recibe. Se dan casos en que el progenitor no puede cubrir las necesidades del chaval porque no tiene ni para él mismo.

En cuanto a los hijos discapacitados, su situación se asimila a la de los menores aunque cobren una pensión del Estado. El dinero público sólo “compensa su discapacidad” y sirve para colocar al joven al mismo nivel que el resto de chavales”, advierte Pueyo.

En su exposición, Gonzalo Pueyo hace varias apreciaciones sobre las pensiones alimenticias que merecen tenerse en cuenta:

1) En los casos en que los hijos no se relacionan con el padre y éste no sabe si estudia, es necesario abrir una investigación para determinar si hay causa de extinción alimenticia.

2) Principio de facilidad probatoria. Al progenitor demandado le corresponde probar que los ingresos del hijo son insuficientes y no se puede extinguir la pensión.

3) Las resoluciones de extinción de la pensión son eficaces desde que se dicta

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn