Las familias con custodia compartida pagan más impuestos

impuestos

Los padres que mantienen la custodia compartida de sus hijos tras una separación pagan más impuestos que los progenitores con custodia monoparental, las parejas casadas o las que conviven sin contraer matrimonio.

El motivo de este desequilibrio estriba en que Hacienda no permite a las familias con custodia compartida desgravar los pagos para el sostenimiento de los hijos al hacer la declaración de la renta, como sí ocurre con la custodia monoparental, donde se fija una pensión que el pagador puede deducir.

En la custodia monoparental, normalmente se fija un importe determinado para la pensión, por ejemplo 600 euros mensuales, y al ser una cantidad determinada, se cuantifica anualmente y se utiliza por el pagador para disminuir su escala de gravamen”, explica la presidenta de AEAFA, María Dolores Lozano. En cambio, para la custodia compartida “los gastos de los hijos se pactan sin predeterminar una cantidad concreta: se abona en la proporción pactada o establecida en la sentencia los costes del colegio, cuotas de enseñanza, transporte escolar, seguro escolar, comedor escolar, las actividades extraescolares, los libros, el material escolar, la uniformidad, gastos médicos no incluidos en la seguridad social, el seguro médico privado, el teléfono móvil o los gastos de ocio”, detalla María Dolores Lozano. Aunque todos estos gastos integran el concepto legal de “pensión de alimentos” que engloba todo lo necesario para el sostenimiento de un hijo, Hacienda no permite que estos padres desgraven los pagos efectuados, cuando si permite que lo hicieran los que abonaban una pensión en custodia monoparental.

La reciente sentencia de 30 de enero de 2.017 dictada por el TSJ de Madrid vendría a corregir esta situación, al dar la razón a un contribuyente que reclama a Hacienda que se considere pensión de alimentos los gastos indispensables para el sustento de sus hijos, como son el vestido, la asistencia médica y la educación más allá de la manutención diaria, que reparte con su ex cónyuge en régimen de custodia compartida. Sin embargo, aun es muy pronto para conocer el alcance de esta sentencia para el resto de padres sujetos a la custodia compartida.

Por este motivo, la Asociación Española de Abogados de Familia recomienda que el convenio regulador sea lo suficientemente “preciso y completo” para evitar “sorpresas” fiscales indeseables relacionadas con la pensión de alimentos de los hijos o los impuestos que puedan devengarse en caso de liquidación del régimen económico matrimonial, así como la repercusión del pago y percibo de la pensión compensatoria al cónyuge.

María Dolores Lozano, presidenta de esta asociación que cuenta con más de 1.600 abogados especializados en Derecho de Familia y Persona, asegura que “en plena crisis de pareja, lo último en lo que se piensa es en los impuestos, lo que no deja de ser un error, que normalmente pasa factura, si no se cuenta con un adecuado asesoramiento”. Por eso, asegura, “es fundamental un adecuado asesoramiento tanto en un proceso negociado, como a la hora de solicitar y fundamentar las peticiones en un proceso de divorcio”.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn